2011

El 5 de diciembre de 2011, en la última sesión de la Consulta en Besotes, las autoridades indígenas manifestaron el resultado de la consulta espiritual que habían hecho los mamos: la construcción del puerto ha generado una grave afectación a Jukulwa que para ser saneada requiere un trabajo tradicional que duraría 9 años, durante los cuales debía suspenderse el proyecto del puerto multipropósito (Cárdenas y Baquero 158). En las memorias del CTC los pueblos explicaron a la Corte que “la intervención negativa en un sitio sagrado lo ha separado de los otros sitios sagrados. Su conexión espiritual con los otros se ha roto, afectando el equilibrio en sus funciones. Por eso, la comunicación entre el mundo material y el mundo espiritual se ha perdido, por eso el sistio se enferma, la gente se enferma y la violencia de la naturaleza empieza. Los mamos debieron consultar para determinar el pagamento y los trabajos necesario para sanear el sitio material y espiritualmente; esto puede tomar varios años” (citado por Cárdenas y Baquero 158)