Los mamos de la Sierra Nevada pronostican tiempos difíciles

En la madrugada del seis de octubre de 2014 un rayo impactó en la casa ceremonial Unguma en el pueblo ancestral de Kemakumake. Murieron cuatro mamos de la etnia Wiwa y siete autoridades indígenas que se encontraban discutiendo desde horas de la mañana un plan de salvaguarda para la Sierra Nevada. En la maloca había otras 40 personas, de las cuales 17 resultaron heridas; entre los presentes se encontraba el más importante de los líderes espirituales de los Wiwa: el mamo Ramón Gil, uno de cuyos hijos murió como consecuencia de la descarga eléctrica.