Mamo dice que rayo fue un castigo de la naturaleza

Ramón Gil Barros asegura que la naturaleza está molesta. El sepelio lo decidirán los mamos tras una consulta espiritual.

Kemakumake, Sierra Nevada. A  Ramón Gil Barros,  el principal mamo de los wiwas, el rayo lo dejó herido pero prefirió quedarse en la montaña con sus once muertos y esperar a los ‘hermanitos menores’ que, atraídos por la tragedia visitaban Kemakumake, para transmitirles el mensaje que el trueno le había dejado: que pidiera lo que a la naturaleza le han quitado.

Desde la montaña, en el sitio del siniestro, este sabedor indígena le aseguró a EL HERALDO que posee la facultad de escuchar la naturaleza, representada en este caso por el relámpago, y que por el contenido de los mensajes que ella le dio, notó, minutos antes del desastre, que “estaba muy brava”.

“Nos va a cobrar por lo que a la Madre Tierra le  robaron, es decir, el cuarzo, el oro, la madera, el agua y hasta los animales”, afirmó Gil que le había comentado a su comunidad poco antes de la desgracia….

Related Posts